Remembrance Day

La tradición del Remembrance Day

Comparte la esencia BRIT

“A la undécima hora del undécimo día del undécimo mes” de 1918 se firmó el armisticio que puso fin a la I Guerra Mundial, tras más de 4 largos años de conflicto.

Es por ello que desde 1919, por instauración del rey Jorge V, los países pertenecientes a la Commonwealth celebran el día 11 de noviembre el denominado Remembrance Day (día del recuerdo) o Poppy Day (día de la amapola). Es el día para recordar a los caídos en la I Guerra Mundial y, en la actualidad, también para hacer lo propio con los fallecidos en conflictos posteriores a 1945.

Para tal efeméride, desde el comienzo del mes de noviembre y hasta la llegada del Remembrance Day, es habitual cruzarse con ciudadanos británicos (de cualquier índole) que portan en su solapa o cualquier lugar visible de su vestimenta una amapola roja artificial (Poppy Appeal), como homenaje a los caídos… de ahí el sobrenombre de Poppy Day.

El football y el deporte británico en general, que si por algo se caracteriza es por su implicación y respeto en este tipo de conmemoraciones, añade a los minutos de silencio previos a los partidos y las diferentes ofrendas y reconocimientos públicos a los fallecidos, la curiosa tradición de lucir la Poppy Appeal en la indumentaria durante los encuentros en las jornadas en torno al día señalado. Jugadores, cuerpo técnico, árbitros, dirigentes y aficionados la lucen.

Desde el año 2012, la tradición se convirtió en obligación, pues todos los clubes de la Premier League deben de forma obligatoria usar el símbolo de la amapola roja en sus camisetas durante el Poppy Day, siendo posteriormente subastadas para recaudar fondos en favor de la organización benéfica Royal British Legion, para ayudar a los veteranos de guerra.

Controversia con la conmemoración:

Como no puede ser de otra manera, nunca llueve a gusto de todos y a lo largo de los años son varios los ejemplos de disconformidad con la celebración del Poppy Day.

Uno de los ejemplos es el de James McClean, jugador irlandés del Stoke City que suma 9 temporadas sin vestir la amapola en su camiseta. A pesar de los abucheos durante los partidos y de haber recibido incluso amenazas de muerte, el centrocampista se mantiene firme en su decisión pues no comulga con la memoria de un ejército que masacró a los independentistas de su país.

Otro nombre propio es el del Celtic de Glasgow que, a pesar de hacer significativas donaciones anuales a la Royal British Legion, tampoco muestra la amapola en su camiseta, pues parte de su afición comulga con la situación política irlandesa y prefiere no posicionarse para evitar polémicas con sus propios aficionados.

¿Qué opina la FIFA?

El principal organismo de fútbol a nivel mundial siempre se muestra reacio a cualquier exaltación política y, en este caso, ha intentado en varias ocasiones prohibir o, al menos, disminuir la utilización de la Poppy Appeal a nivel internacional.

En 2011 se negó, bajo amenaza de sanción, al uso del símbolo. permitió su uso durante los entrenamientos y el minuto de silencio previo al encuentro. Tras la intermediación del primer ministro británico y de Guillermo, el duque de Cambridge, la FIFA permitió a la selección inglesa que disputara el encuentro con un brazalete negro con la amapola roja en el centro.

Más tarde, en 2016, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte fueron sancionados económicamente por lucir la amapola en sus indumentarias. Sanción que posteriormente fue retirada.

¿Qué relación tuvo el fútbol británico con la I Guerra Mundial?

El football, que en muchos momentos de la actualidad parece alejado de todo aquello que no tenga que ver con su entorno más inmediato, no estuvo exento en aquel momento de participación ni de polémica.

El conflicto bélico, que comenzó el 28 de julio de 1914, no impidió que la Football League First Division (actual Premier League) terminara la temporada 1914/1915, al igual que la FA Cup. Sin embargo, sí sería el final momentáneo de las competiciones oficiales (se permitieron diferentes campeonatos regionales) hasta la consumación de la guerra, pero como bien decíamos, el football no iba a estar exento de participación en la contienda. El alto número de bajas provocó un enorme número de reclutamientos por parte del ministro de guerra, haciendo que muchos jugadores tuvieran que enrolarse en las filas del ejército británico. Además, se inició una campaña de crítica y desprestigio como medida de presión hacia aquellos jugadores que no decidieron de forma voluntaria marchar al frente de batalla.

Ahí es donde surgieron los principales nexos entre la guerra y el deporte británico, con la creación de los llamados “Batallones de fútbol” o “Batallones de futbolistas”, como el primigenio Batallón McCrae, compuesto por 16 futbolistas del Heart of Midlothian y 500 aficionados del club. Poco a poco el batallón fue creciendo con jugadores y aficionados del Hibernian, jugadores del Raith Rovers o sumando a sus filas jugadores de rugby y de otras disciplinas.

¿Por qué una amapola roja?

Fue en 1920 cuando se implantó la amapola roja como el símbolo del Remembrance Day debido a unos versos del poema ‘In Flanders Fields’ del soldado canadiense John McCrae, tras la batalla de Ypres en la región Flandes, una de las más sangrientas de la Gran Guerra:

“In Flanders Fields the poppies blow between the crosses row on row, that mark our place; and in the sky the larks, still bravely singing, fly scarce heard amid the guns below.”

Según el poema, tras tanta devastación y muerte, llegada la primavera, el campo de batalla floreció lleno de amapolas llevando un halo de esperanza a los que aun combatían.

(11/11/2020)

The following two tabs change content below.
Bart Tejada

Bart Tejada

Mi primera palabra fue 'football'. Soldado de Sir Alex Ferguson y sus 'Red Devils'. Thierry Henry.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *