Leyton Orient Football Club

Una muerte acelerada

Comparte la esencia BRIT

Siempre he sido un gran admirador de Alex Revell. El actual delantero del Northampton me conquistó en aquella final de playoff frente al Leyton. Anotó dos dianas en cinco minutos, la segunda de bellísima factura. Aquel día fue el principio del fin de la época más reciente del Leyton Orient.

Históricamente el Leyton Orient ha deambulado a lo largo de la Football League. Sin embargo, en sus 112 años de historia como equipo de fútbol (inicialmente se fundó como combinado de cricket en 1881) nunca había alcanzado Conference National.

El club vivió una década dorada en los años sesenta. En la temporada 1961 ascendió a First Division, el mayor hito del club. Su única temporada en el máximo nivel del fútbol anglosajón se saldó con un descenso.

En estas últimas décadas el Leyton Orient se ha mantenido en combate entre League One y League Two. Sin embargo, la llegada de Russell Slade provocó optimismo entre la afición que vio cómo su equipo incrementaba sus posibilidades de ascenso. Así pues, el combinado londinense alcanzó la final de los playoff en la campaña 2013/14.

El Rotherham prometía dar espectáculo y así sucedió. Tras los dos goles iniciales de los O’s, Alex Revell devolvió la igualada al marcador. Minutos después, en una tanda de penaltis para el recuerdo, Chris Dagnall erró su lanzamiento y el Rotherham se coronó campeón en Wembley.

Semanas después se producía el adiós de una de las figuras más importantes de la historia reciente del Leyton Orient: Barry Hearn. Tras 19 temporadas a cargo del combinado, decidió vender el club.

Francesco Becchetti quedó como responsable del club. El objetivo se fijó muy seriamente: llegar a Championship en menos de tres campañas. Sin embargo, tres años después de aquel día estival de 2014, el club anda sumido en deudas e impagos y jugará la próxima campaña en Conference National.

En estas tres temporadas el caos se ha hecho dueño del Leyton Orient. Han desfilado diez entrenadores distintos por el mismo banquillo. Por si fuese poco, los jugadores importantes, a la vista de la situación, han ido abandonando el club. Así, en esta última temporada, inquilinos del segundo equipo han sido llamados para poder completar el banquillo. 

Becchetti no ha sabido gestionar un equipo que aspiraba a Championship. Nunca ha habido una hoja de ruta, una carretera por la cual guiarse. Las incorporaciones se han realizado sin criterio alguno. La gran mayoría apenas ha exprimido su potencial. 

Ante la dura situación, los aficionados están luchando para adueñarse del club. Es por ello que la Supporters’ Trust está recaudando fondos y ha iniciado campañas de protesta. La más reciente tuvo lugar en Brisbane Road, el 29 abril de 2017.

Corría el minuto 85 del partido entre Leyton y Colchester. El resultado favorecía por tres goles a uno a los visitantes. La afición presente invadió el campo para protestar unánimemente al grito de “Franco Becchetti, your mum is a whore”. Como símbolo de protesta todos los abonados arrojaron sus boletos al suelo en el centro del campo.

Mientras elaboro este artículo recuerdo el principio de una canción muy conocida en mi tierra: “Cómo han pasado los años, cómo cambiaron las cosas”. Tristemente el futuro del Leyton parece condenado a la desaparición. Aunque sus incondicionales fanáticos lucharán por recuperar el club y devolverles al lugar que corresponde. Y es que no hay nada más bonito que dirigir al club de tus amores.

(01/05/2017)

The following two tabs change content below.
Pablo Cartas

Pablo Cartas

Nadador. Me encantan las historias que se esconden detrás del football modesto. Linares. Liverpool. Steven Gerrard.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *