Mark Warburton - Rangers Football Club

Una chapuza a la escocesa

Comparte la esencia BRIT

Anoche asistimos a la comedia del año en Escocia. Una historia irrisoria que tiene como protagonista al bueno de Mark Warburton, el que hasta hace unas horas era entrenador del Rangers.

Todo comenzó con un comunicado oficial del Rangers, anunciando que Mark Warburton había dimitido como técnico del equipo. La noticia corrió como la pólvora y la prensa se hizo eco rápidamente de este hecho que quedó sumido en una nube de controversia cuando el propio técnico se dirigió a los medios, aclarando que él en ningún momento había renunciado a su cargo.

En medio de este estado de confusión empezó a especularse con que alguien podía haber hackeado la web del Rangers. Sin embargo, esta opción se desestimó ya que el club no corrigió su postura ni en las redes sociales ni a través de ningún comunicado. Enseguida los medios cercanos a los Gers, como el Daily Record, comenzaron a investigar el motivo de este suceso y se toparon con una sorpresa de un calibre sideral. Una historia tan impresionante como ridícula y que pone de manifiesto el nulo compromiso del entrenador del Rangers con la institución.

Al parecer, hace un par de semanas el representante de Warburton pidió permiso a la directiva para negociar con otros equipos. A cambio, el entrenador inglés firmó la renuncia de la indemnización de £1m que tendría que pagar el cuadro azulón al técnico si éste se acabara yendo. A espaldas del equipo, afición, presidencia y jugadores, Mark Warburton, Frank McParland y David Weir comenzaron a negociar su marcha al Nottingham Forest, tras la salida de Philippe Montanier del combinado de la Championship.

Con todo prácticamente acordado con el Forest, Warburton y su equipo técnico ofrecieron la dimisión al Rangers hace unos días. La mañana del 10 de febrero los tres viajaron a Londres para firmar el contrato con el Nottingham, pero la negociación se cayó y al final no llegaron a fichar después de que el equipo rojillo ratificara a Gary Brazil como técnico interino hasta final de temporada. Ante esto, volvieron a Glasgow con esperanza de dar marcha atrás a la operación y conservar el empleo con los Gers.

Como cualquier día normal, el equipo técnico del Rangers acudió al entrenamiento a Murray Park, donde los recibió el presidente, Dave King, con parte de la directiva para comunicarles que no iban a entrenar a nadie ese día y que aceptaban la renuncia presentada por los tres. La avaricia de Warburton, McParland y Weir acabó rompiendo el saco: se han quedado en el paro, han sido vilipendiados por la parroquia azulona y han dado una miserable imagen de cara a otros equipos que pretendieran contratarles.

La afición estaba con Warburton. Ha sido un técnico que ha formado una gran plantilla, ha devuelto al equipo a Primera División y ha devuelto la ilusión a la hinchada de Ibrox. No obstante, mientras predicaba en ruedas de prensa la importancia de la ética de trabajo y agradecía a la directiva el esfuerzo económico que se ha realizado para reestructurar el plantel, a la espalda de todo esto se cocía una traición totalmente imprevisible. Tal y como ha dicho King: Warburton solo quería usar su paso por el Rangers como un escalón para catapultar su carrera profesional.

El ya ex entrenador del Rangers abandona Glasgow con 82 partidos a sus espaldas: 54 victorias, 15 empates y 13 derrotas. Además, cabe señalar la consecución del ascenso a Premiership tras la refundación en 2012 y de la Scottish Petrofac Training Cup que ganó al Peterhead. Unos números mejorables, pero relativamente buenos y que podían haberse prolongado en el tiempo de no ser por sus malas intenciones.

De esta forma, ahora los Gers deberán iniciar un nuevo proyecto deportivo para finalizar la temporada de la mejor manera posible. Los nombres sonados para sustituir a Warburton en el banquillo de Ibrox pasan por Alex McLeish, Billy Davies, Frank De Boer y demás entrenadores que ya sonaron en su día cuando se marchó Ally McCoist.

(11/02/2016)

The following two tabs change content below.

Mario Lallana Mafé

Árbitro. Editor fútbol escocés. Soriano y Bhoy. Scott Brown.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *