Toffee Lady - Everton Football Club

El ‘Taxi for’ y los ‘Toffees’ del Everton

Comparte la esencia BRIT

Hacía tiempo que quería escribir sobre el Everton FC, uno de los grandes olvidados de la Premier a pesar de realizar grandes campañas, de estar a la altura de los más grandes cada vez que juega en Goodison Park y sobre todo por ser uno de los equipos con más historia de las Islas.

Sin ir más lejos el Everton es miembro fundador de la Liga, pero no sólo eso, sino que es el club con más años en la élite. Más que el Liverpool, Manchester United o Tottenham, lo que para muchos supondrá, con certeza, una sorpresa.

En este artículo hablaré de muchas historias de este gran club (y lo dice un seguidor del Liverpool) pero quiero detenerme especialmente en una que, a buen seguro, llamará la atención de muchos aficionados. ¿Alguien sabe lo que significa “Taxi for”? Pues atentos porque no tiene desperdicio.

Todo aquel que ha ido a Goodison de manera regular ha debido escuchar cánticos de “Taxi for (quien sea)”, y en ese “quien sea” habría que colocar el nombre del entrenador de turno que lleve las riendas de los Toffees.

Hay quien piensa que es un signo de simpatía para con el entrenador por parte de la afición, pero nada más lejos de la realidad. En lugar de cantar el típico “vete ya” los evertonians piden un taxi para el manager de turno. Esto se remonta al 14 de Abril de 1961. John Carey, ex jugador del Manchester United, era manager del Everton desde 1958 y había llevado al club a la mejor clasificación en muchos años, quinto, pero John Moores, presidente del club, no creía que Carey fuese capaz de superar esa cota y pensaba en su reemplazo.

La prensa filtró el nombre de Harry Catterick como su sustituto y John Carey le pidió explicaciones al presidente en su oficina. Éste le dijo que no se preocupara y que discutirían todo en el taxi. Y allí se fueron, al taxi, y a pesar de decirle que su puesto no corría peligro, cuando John Moores bajó del taxi, Harry Catterick estaba firmando su contrato con el Everton como nuevo entrenador.

Roberto Martínez no ha escuchado aún el famoso “taxi for Bob” y espera no tener que hacerlo nunca porque sería el preámbulo de su destitución.

Y como decía antes hay muchas historias alrededor de este club. Aquí cuento algunas que considero muy interesantes y comento pinceladas sobre sus orígenes y el significado de algunos términos, que seguro sorprenderán a más de uno.

El Everton fue creado con el nombre de St Domingo´s y era un equipo de la Iglesia Metodista del distrito de Everton, en Liverpool. Posee, entre otros galardones, nueve títulos de Liga y la década de los 80 es la época más brillante del club con Howard Kendall al mando. En ese tiempo el equipo consiguió éxitos difíciles de volver a igualar.

Muchos grandes jugadores han vestido esta mítica camiseta, pero hay uno que destaca por encima de todos: William Ralph “Dixie” Dean. Los 60 goles de la temporada 1927/28 es un récord que aún hoy nadie ha sido capaz de superar en Inglaterra. Dixie Dean falleció en Goodison Park, sí en el mismísimo estadio, en 1980 tras el pitido final en partido contra el eterno rival ciudadano: el Liverpool.

Muchos se preguntan que significa la palabra Everton: viene del inglés antiguo y su traducción sería algo así como “Boar settlement” lo que sería en español “asentamiento de jabalíes”. Everton es un distrito de Liverpool con poco más de 8000 habitantes pero muy famoso por el nombre del club y muy visitado para conocer las raíces del equipo.

Muchos no lo sabrán, pero el campo del Everton fue Anfield hasta que en el año 1892 se trasladaron a su actual estadio, Goodison Park. Después de tres años en Stanley Park, el Everton jugó en Priory Road hasta su traslado a Anfield Road en 1884. Este estadio era propiedad de un par de hombres de negocios de Liverpool, los hermanos Orrell, que permitieron al Everton el uso del campo siempre que el club se hiciese cargo de su mantenimiento y cuidado y por un alquiler muy bajo.

El presidente del club por entonces, John Houlding, vio negocio y se quedó finalmente con la propiedad del estadio y a medida que la asistencia al campo crecía y, por tanto, los ingresos del club, también lo fue haciendo el alquiler.

George Mahon, directivo del club, lideró la revuelta del resto de la junta directiva, quienes veían que era el presidente del equipo, conocido como King John, quien se enriquecía a costa del propio club incrementando el alquiler del estadio de manera imparable. Así, en 1891 Houlding propuso comprar Anfield Road pero Mahon y el resto de la junta rechazaron la propuesta y optaron por llevarse el club a otro estadio, y compraron Mere Green Field, el lugar donde hoy se levanta Goodison Park.

John Houlding respondió intentando registrar su propio Everton FC para que jugase en Anfield, pero su propuesta fue rechazada por la FA. Sin embargo King John no se rendiría y en 1892, para llenar el hueco dejado por el Everton FC, crearía el Liverpool FC, comenzando una rivalidad que dura hasta nuestro tiempo.

De lo que no hay duda es que todo aficionado al fútbol conoce que al Everton se le conoce como The Toffees. Pero, ¿de dónde viene ese apelativo? Existen multitud de leyendas en torno al origen del apodo de The Toffees, un caramelo con el envoltorio a rayas blancas y negras, por el que el Everton es mundialmente conocido. Dos tiendas de dulces están involucradas: Ye Ancient Everton Toffee House, propiedad de Old Ma Bushell, sitio muy cerca de Anfield, quien vendía sus caramelos al público que asistía a Anfield para ver al Everton, y la confitería Mother Noblett´s Toffee Shop localizada muy cerca de Goodison Park.

Según dicen muchos aficionados del Everton fue Mother Noblett´s Toffee Shop quien empezó a vender el llamado Everton Mint que todavía hoy se sigue comercializando. Sin embargo Molly Bushell no se iba a rendir y negoció vender sus caramelos en el propio estadio, Goodison Park. Su abuela, Jemina Bushell, vestía sus mejores galas los domingos de partido y con su cesta en la mano vendía localidad por localidad sus caramelos.

Hoy en día, la Toffee Lady (una mujer vestida como lo hacía Jemina Bushell) reparte toffees entre la multitud de la grada antes de cada partido haciendo un guiño a la historia en una imagen preciosa para todo aquel que va por primera vez a Goodison.

Vaya desde aquí, y con este artículo, mi homenaje al Everton, uno de los grandes olvidados pero con una historia detrás digna de ser contada y homenajeada. Espero que con estas líneas muchos hayan podido descubrir la grandeza de este club y vaya también mi deseo de que por fin recupere el protagonismo mediático que merece por historia y palmarés.

Y espero que quien lea este artículo no deje de viajar en taxi.

(04/10/2015)

The following two tabs change content below.
Raúl Sánchez

Raúl Sánchez

Coach Licenciado por la FA. Historia del Fútbol Británico. Seguidor del Rangers. Richard Gough.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *