Rafa Benítez - Everton Football Club

Solo en mitad del Mersey

Comparte la esencia BRIT

Rafa Benítez se convierte en el segundo entrenador en la historia en dirigir al Liverpool y al Everton, compartiendo hito con William Edward Barclay, que lo hizo en el siglo XIX.

La llegada de Rafa Benítez al Everton ha alterado los cimientos de la ciudad que coronó para siempre a The Beatles. El técnico, leyenda del Liverpool gracias a su hacer durante más de un lustro (2004-2010), donde consiguió devolver a la primera plana al equipo Red en unos años que tuvieron como guinda aquella final de Champions League de Estambul, es noticia porque vuelve a la ciudad y no para dirigir en Anfield, sino para recorrer el kilómetro y poco que separa el feudo del Liverpool de Goodison Park, casa del Everton.

Clubes más allá de lo centenario. Para encontrar el único precedente de un técnico que haya dirigido en la parte azul y la parte roja de la ciudad, hay que remontarse justo hasta su fundación. William Edward Barclay fue el primer entrenador del Everton en su historia, y también lo fue del Liverpool. Actuando como secretario y también dirigiendo, Edward Barclay se convirtió en el primer manager de los Toffees al sentarse en el banquillo en sus 22 primeros partidos oficiales en la primera temporada de la Football League, allá por 1888.

Pero cuando el Everton, que empezó sus días jugando en Anfield, se mudó a Goodison, Edward Barclay decidió quedarse y ser parte importante en la creación del nuevo equipo, un Liverpool al que iba a dirigir en sus primeros cuatro años de existencia (1892-1896) y al que iba a dar las primeras alegrías y títulos, en concreto, dos campeonatos de Segunda División que supusieron sendos ascensos. Poco después, además, fue su presidente.

La historia, ahora, es a la inversa, con Benítez volviendo a Inglaterra para dirigir al Everton cuando eso parecía imposible gracias al poso que había dejado como Red. Comprometido con la comunidad, sus lágrimas en aquel tributo a las 96 víctimas de Hillsborough le auparon para siempre a un Olimpo en Anfield… del que hoy podrían bajar. Siempre engalanado por señorío, a Rafa se le recuerda alguna declaración que pueda haber sentado mal a la que desde esta semana es su afición. Es por eso que en las últimas horas, antes de ser público su fichaje, pero ya encaminado, ha sufrido amenazas en las inmediaciones de su casa. Quizás de aficionados Reds despechados por la traición; quizás de seguidores Toffees que no comulgan con aquel que han odiado durante años por ser el ‘enemigo’.

El caso es que el Everton, que ha perdido a Carlo Ancelotti, recupera así la figura de un entrenador de orden, de seriedad, de proyecto. Un Rafa Benítez que después de devolver al Liverpool al escenario europeo, obró milagros con el Newcastle, haciendo de Premier League a un equipo claramente de Championship y metiéndose en el bolsillo a toda una ciudad que tenía ciertas reticencias con el profesional español por algunas de las experiencias vividas. En St. James Park, Benítez siempre quiso construir un equipo fuerte para el que había mimbres suficientes, pero en el que el dueño nunca tragó, motivo que le llevó a marcharse al fútbol chino, donde ha estado dos años dirigiendo al Dalian Yifang, su última aventura.

Ahora, su labor será compleja. El Everton posee herramientas más que evidentes para volver al ‘Big 6′ y quién sabe si algo más. Claro que, de igual manera, hay otros como el West Ham, Leicester, Tottenham o Wolverhampton que están en una situación idéntica. Rafa debe encontrar el equilibrio y devolver la grandeza a un equipo que las últimas dos décadas y, sobre todo gracias a David Moyes, vivió algunos de los años más regulares de su historia, pero sin tocar metal. Un trofeo, cualquiera, que no consiguen desde hace 25 años.

(01/07/2021)

The following two tabs change content below.
Diego G. Argota‏

Diego G. Argota‏

Periodista. Newcastle, en Premier (o en Championship). Alan Shearer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *