EJ0BrwbX0AAM-AH

Revolución en el norte de Londres

Comparte la esencia BRIT

En una decisión repentina, aunque ya esperada y rumoreada, el Tottenham ha decidido prescindir de los servicios de Mauricio Pochettino y contratar a José Mourinho.

Hace apenas cinco meses, Mauricio Pochettino bromeaba con la prensa en Madrid, durante los actos previos a la final de la UEFA Champions League. El Tottenham, inesperado participante, se había colado en el partido por el título más codiciado del continente y tenía que medirse ante un Liverpool al que solo el palmarés y la experiencia le daba cierto favoritismo.

Hoy, Mauricio Pochettino ya es historia de la institución. En todos los sentidos. Su ciclo de cinco temporadas al frente de los Spurs ya ha terminado y, aunque no ha logrado un solo título en toda esta época, ha conseguido poner el nombre del club a gran altura.

Porque Pochettino ha tenido que aguantar carros y carretas y ‘lidiar con la más fea’ para hacer del Tottenham un club grande. Y eso se entiende cuando no solo ha metido al equipo de manera consecutiva en el Big Four de la Premier League, sino que le ha llevado a jugar finales. Ha conseguido que futbolistas estrellas como Harry Kane y Dele Alli se quieran quedar, algo impensable hasta hace solo unas temporadas, y todo ello en un periodo de austeridad financiera, de escasez de fichajes, pues toda la economía iba destinada a la construcción del nuevo estadio.

Digamos, que el técnico argentino ha hecho todo el trabajo sucio de acercar al equipo a lo más alto y que a la hora de la verdad, esa falta de acierto en la recta final le ha privado de algo más de prestigio. Poco ha importado que este sea el mejor Tottenham y el más regular de los últimos más de 50 años porque, por un inicio de temporada nada bueno (el equipo marcha 14º en Liga) todo se ha desmoronado.

Vale que la relación entre técnico y equipo ya estaba desgastada y parecía llegar a su fin, con el técnico oyendo y desoyendo cantos de sirena de Manchester United y Real Madrid a cada verano. Pero no parece que el momento elegido sea el idóneo para mantener unas formas de quien ha dado todo por el club y ahora solo necesitaba tiempo para encajar las piezas nuevas.

Y es que el imperio levantado por Pochettino ahora lo dirigirá Mourinho. El argentino, eso sí, no tardará en encontrar un banquillo de garantías. Puede incluso que de un equipo con mejores prestaciones que los Spurs (ya suena para el Bayern de Múnich). Mientras, el portugués, un ganador, llega para culminar eso que no logró ‘Poch': títulos.

The Special One es un todo o nada. No tiene término medio. Sus proyectos son éxitos o rotundos fracasos. Llega a un Tottenham que, aunque ahora camine mal en Premier League, está ya instalado en la élite, que no sorprendería a nadie si ganara una Copa, si remontara hasta puestos europeos o si diera la campanada otra vez en Champions League.

El Tottenham es ese equipo que Mourinho prometió no entrenar nunca por fidelidad al Chelsea y que nunca habría entrenado por simple nivel y prestigio del equipo, hasta que Pochettino lo convirtió en lo que lo convirtió.

Interesante será saber cómo encajarán las piezas del argentino con el estilo del luso. Ambos, diametralmente opuestos. Era el de Pochettino un juego de asociación, ofensivo, con muchos jugadores de toque y con mucha confianza en los jóvenes de la cantera. El de Mourinho, mucho más táctico, meticuloso, de minimizar errores propios y maximizar el del rival.

Con tal infraestructura detrás y con un entrenador con nombre, con experiencia, con títulos a sus espaldas, el Tottenham puede ser un serio aspirante a todo a partir de la próxima temporada… si Mourinho cae de pie en el equipo. Pero cierto es que el portugués no ha tenido muy buenas sensaciones en sus últimas aventuras.

Del Chelsea, su casa, salió por la puerta de atrás con una plantilla sublevada (después de ganar una Premier) y en Manchester, pese a que con él vivió los mejores días tras la salida de Ferguson, tampoco acabaron muy contentos con él en ese ciclo de casi tres cursos.

Pero Mou, con sus cosas, es un técnico ganador. Un campeón. Eso que busca el Tottenham, y eso que seguramente le ha costado a Pochettino el puesto.

(21/11/2019)

The following two tabs change content below.
Diego G. Argota‏

Diego G. Argota‏

Periodista. Newcastle, en Premier (o en Championship). Alan Shearer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *