Wayne Rooney - England National Football Team

Los problemas de Inglaterra

Comparte la esencia BRIT

Jugó la selección y se volvió a hablar en Inglaterra de los problemas de Hodgson para elegir buenos futbolistas debido al exceso de jugadores extranjeros en la Premier. Pero ¿ha sido siempre así? Vamos con unos datos que, a buen seguro, sorprenderán a muchos.

Por difícil que parezca de creer no fue hasta el año 1978 cuando se permitieron a los jugadores extranjeros jugar en la Liga Inglesa de manera generalizada. En ese año las autoridades inglesas se vieron obligadas a cumplir el Tratado de Roma que permitía la libre circulación de personas dentro de la Comunidad Europea.

Antes del año 1978 la mayoría de los jugadores extranjeros de la Liga Inglesa habían sido, o ciudadanos de la Commonwealth que podían trabajar en Reino Unido sin permiso especial (en el año 1964 había 15 de estos jugadores en las dos divisiones principales), o jugadores amateurs básicamente de Escandinavia. De entre los jugadores escandinavos destacan sobre todos el jugador internacional danés Nils Middleboe que jugó 9 años en el Chelsea de 1913 a 1922 y el delantero sueco Hans Jeppson que jugó en el Charlton la temporada 1950-1951.

En el período de entreguerras el Parlamento Británico impuso fuertes restricciones a los clubes a la hora de contratar jugadores extranjeros. Después de la Segunda Guerra Mundial el gobierno relajó esas condiciones permitiendo a algunos extranjeros que estaban de servicio en la Islas jugar en equipos de la Liga.

Destaca entre ellos el portero alemán Bernd Trautmann, antiguo paracaidista de la Luftwaffe que jugó en el Manchester City después de ser liberado de un campo de prisioneros en el año 1949. Ganó la FA Cup en el año 1956 y ese mismo año fue nombrado futbolista del año por la Asociación de Escritores de Fútbol en Inglaterra.

Sin embargo las leyes se volvieron a endurecer, y así el portero israelí Mordechai Spiegler, que había hecho un gran Mundial del 70, fue rechazado y no pudo fichar por el West Ham. Ni siquiera el Stoke pudo fichar al argentino Carlos Babington a pesar de tener ascendencia inglesa.

La apertura de fronteras en la Liga Inglesa en el año 1978 también se extendió al resto de Europa, permitiéndose a los clubes fichar a dos extranjeros. En la Liga Inglesa fueron tres argentinos los primeros en llegar: Osvaldo Ardiles, Ricardo Villa (fichados ambos por el Tottenham) y Alex Sabella. Incluso el Sheffield United intentó fichar a un jovencísimo Diego Armando Maradona, pero finalmente el Pelusa se quedó en Argentina al contar sólo con 17 años.

Sin embargo la Federación endureció las condiciones de contratación y exigió que fueran internacionales, evitando casos como el anteriormente mencionado de Alex Sabella que fichó por el Sheffield United sin haber jugado con su selección.

Los dos jugadores de los Spurs, Ardiles y Villa, fueron los primeros jugadores del otro lado del Atlántico en ganar una FA Cup, en el año 1981 contra el Manchester City, siendo Villa el autor del gol de la victoria. En esa misma temporada otro par de mediocampistas, los daneses Muhren y Thijssen, ganaron la Copa de la UEFA con el Ipswich Town y el defensa danés Jan Molby fue el único extranjero en ganar el título de liga en el año 1980 jugando en el Liverpool.

Sin embargo, con la tragedia de Heysel y la exclusión de los equipos ingleses, la llegada de jugadores extranjeros a la Liga Inglesa cayó en picado. El siguiente jugador extranjero en tener un impacto decisivo en las Islas sería el francés Eric Cantona.

Junto a Cantona también destacó el portero danés Peter Schmeichel. Cantona fue votado jugador del año en 1996. De hecho este título fue ganado por jugadores extranjeros durante cinco años consecutivos, siendo David Ginola el ganador en el año 1999.

Después de la Ley Bosman el número de extranjeros se incrementó sustancialmente. El gran Arsenal de Arséne Wenger, por ejemplo, se construyó en torno a jugadores extranjeros, destacando sobre todos ellos el danés Dennis Bergkamp y los franceses Thierry Henry y Robert Pires.

En el partido del Boxing Day del año 1999 el Chelsea se convirtió en el primer equipo inglés que jugaba con once jugadores extranjeros en el equipo inicial.

Hoy día la política de los equipos ingleses va más allá y tratan de fichar a los mejores jugadores extranjeros jóvenes y desarrollar sus habilidades desde sus canteras. Ahora mismo en la Premier es difícil ver equipos que superen el 50% de jugadores nacionales en sus onces iniciales.

Esta es una de las razones que esgrimen los políticos británicos para explicar el por qué la Selección Inglesa fracasa año tras año en las competiciones internacionales. Sin embargo, el proceso es ya imparable y ni siquiera la política parece que pueda frenar el desembarco de los mejores jugadores extranjeros en la Liga Inglesa.

La Premier es cada vez más universal y cada vez menos local. Es un producto que llega a todos los rincones del mundo, y como tal tiene jugadores de casi todos los sitios a donde llega.

Este debate de los extranjeros, a buen seguro, se pondrá encima de la mesa al minuto siguiente de que la selección fracase en el próximo gran torneo. Mientras tanto disfrutemos de ese crisol de grandes jugadores que cada fin de semana pisan los campos de la mejor liga del mundo.

(13/09/2015)

The following two tabs change content below.
Raúl Sánchez

Raúl Sánchez

Coach Licenciado por la FA. Historia del Fútbol Británico. Seguidor del Rangers. Richard Gough.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *