Mauricio-Pochettino -Tottenham Hotspur Football Club

La obligación de blindar a Pochettino

Comparte la esencia BRIT

White Hart Lane vive en un estado de felicidad constante desde que en su banquillo se sienta cierto técnico argentino que ha devuelto la alegría a las gradas del estadio londinense. Hoy, el Tottenham lucha por ganar la Premier League, un título que tendría mucho más fácil y casi en el zurrón si no se encontrasen enfrente los increíbles Foxes del Leicester, un equipo único e irrepetible. Un milagro de este tipo de magia llamado fútbol.

Cuando Mauricio Pochettino accedió a ser entrenador del Espanyol de Barcelona, su club de toda la vida, bien claro dejó que se trataba de un técnico distinto. Con un equipo en horas bajas, una plantilla corta en cuanto a calidad y jugadores y un vestuario con cierto gusto por amotinarse, el ex defensa perico logró unos números bastante buenos.

Un rendimiento que nunca se tradujo, desde la dirección deportiva, en querer crecer. Y es por eso que el técnico decidió dar el salto a la Premier League. Primero al Southampton, donde cuajó un par de temporadas muy buenas y ahora al Tottenham, que mantiene vivo el sueño del título. Si bien, la mejor noticia debería ser la renovación, casi vitalicia, del argentino, que oye cantos de sirena desde Old Trafford y otras plazas del mismo calibre.

Se habían ganado los Spurs en las últimas campañas un reconocimiento de ‘miniarsenal’. De quiero y no puedo, de fracasar siempre en los momentos importantes. Los fichajes tras las recaudaciones millonarias por las ventas de Gareth Bale y Luka Modrić parecían no cuajar nunca. Hasta que el técnico argentino ha llegado, ha sentado unas bases, ha dejado las cosas claras y ha sacado el máximo rendimiento a todos sus jugadores, incluso a los que parecía acabarían en eternas promesas.

Todo pasa y empieza por Toby Alderweireld. El belga, un regalo de la naturaleza, es el pilar de este Tottenham. Es la pieza base por la que todo pasa. Es él quien da una primera salida de balón limpia. Es él quien coloca a sus defensas y centrocampistas. Es él a quien hay que enfrentarse cuando se le quiere marcar un gol a los Spurs. Su golpeo en largo (ya ha dado varias asistencias así) debería aparecer en varios de los mejores museos del panorama. Su presencia en el once ideal del año parece asegurada, aunque no tener tanto mercado como otros hace peligrar su aparición.

Era justo lo que le faltaba Jan Vertonghen, un gran central que se pierde un poco si no tiene a alguien que le lidere. Juntos, la pareja de belgas se ha convertido en una de las mejores del planeta.

Esa seguridad manifiesta atrás provoca también confianza en Rose y Walker, los laterales. Ambos, con condiciones suficientes y errores de bulto, han pulido en esta temporada sus defectos y potenciado sus cualidades. Son puñales en las bandas y seguros atrás y llaman a la puerta de la selección de cara a la Eurocopa.

Como también lo hace Eric Dier, primer gran descubrimiento de la temporada. Central, lateral… Nadie podía imaginarse que se convirtiera en el pivote que es hoy, con sólo 22 años. Dier da la estabilidad necesaria. El jugador escoba que hace el trabajo que no se ve. Su 1’88m le hace inexpugnable, un muro en el mediocentro no exento de calidad.

Todo eso atrás provoca la libertad de Dembélé. El belga, uno más en la plantilla, ha recuperado esa frescura de hace 3 o 4 años cuando se dio a conocer como uno de los medios con más presencia en la Liga. Su ir y venir, su toque de balón, su asociación, su caracoleo y sus últimos metros le convierten en uno de los jugadores más completos del torneo. Como Cazorla en el Arsenal, por hacer un paralelismo con alguno con más mercado.

Por delante, una línea de tres que marca diferencias. Dele Alli es la revelación del equipo y casi de la Liga. Se antoja difícil que no se haga con el premio al mejor jugador joven de la temporada. Un mediapunta al uso, goleador, asistente y lo más importante: confianza y frescura. Vive, a sus 19 años, un sueño y se sabe imparable, lo que le hace doblemente peligroso. Como en su día cuando emergieron jugadores como Rooney, Fowler o Michael Owen.

En las alas, Eriksen y Lamela. El danés, eterno talento irregular, francotirador a balón parado, ha dado un paso adelante para ser el líder de este equipo cuando tiene el balón. No manda, no ordena y no parece ser quien lleve la voz cantante en el vestuario. Bien distinto es cuando el árbitro pita el inicio y el balón le llega a sus pies. Desde la izquierda, tirando diagonales al centro, aportando con una gran cantidad de goles y, sobre todo, asistencias. Por su parte, el argentino, que parecía se iba a quedar en eterna promesa, ha logrado regularidad en su juego tras ir dando tumbos desde que saliera de River. El fichaje más caro de la historia del club (30 millones de euros) al final ha dado el rendimiento que se esperaba cuando fue adquirido por los de Londres.

Capítulo aparte merece Harry Kane. Ya vivió el curso pasado lo que hoy le toca a Alli. Canterano, joven, el punta suma ya 21 goles esta campaña y ha superado a Vardy, Lukaku y Agüero en la carrera por el trofeo al máximo goleador, título que ya conquistó el curso pasado. El ‘9’ de Inglaterra (dependiendo del estado físico de Rooney y Sturridge y de la situación de Vardy) que devora porterías sin cesar.

El Tottenham, equipo vendedor, tiene un proyecto ambicioso, con jugadores (muy) jóvenes. Los Spurs son un equipo con dinero, con una economía potente y esta campaña, en la que puede llegar el título de Liga, debería suponer un punto de inflexión sin importar la posición final.

Blindar a Pochettino, rechazar ofertas por sus cracks, potenciar el banquillo y retocar alguna que otra posición según las oportunidades de mercado para seguir creciendo, para convertirse en un serio aspirante a ese ‘Big Four’, para seguir compitiendo Ligas, para pasar rondas en Champions.

Institución, economía, entrenador, plantilla, proyecto deportivo. Lo tienen todo. De ellos depende seguir así, o quedarse en nada.

(21/03/2016)

The following two tabs change content below.
Diego G. Argota‏

Diego G. Argota‏

Periodista. Newcastle, en Premier (o en Championship). Alan Shearer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *