Ronny Deila - Celtic Football Club

La música de la Champions no sonará en Celtic Park

Comparte la esencia BRIT

Para evaluar la temporada de un equipo, generalmente hemos de esperar a la recta final de la campaña y así ver si dicho club ha cumplido las expectativas fijadas. Sin embargo, esto no ocurre en todos los equipos; un buen ejemplo de esta excepción es el Celtic: desde que el Rangers no está en la máxima categoría, ganar la liga ha pasado de ser un objetivo a ser un mero trámite de 8 meses.

El propósito de los Bhoys desde hace ya unos años es superar las rondas de clasificación y entrar en la Fase de Grupos de la Champions League.

Con Neil Lennon en el banquillo, desde 2010 a 2014, el cuadro de Glasgow no tuvo problemas en clasificarse entre los 32 mejores equipos de Europa. Sin embargo, desde que Lennon dejó el banquillo en detrimento de Ronny Deila, la asignatura pendiente de este Celtic está siendo la Champions League.

El año pasado, el combinado verdiblanco hizo el ridículo con el Legia y acabó siendo eliminado por el Maribor en la última ronda y, esta campaña, cuando parecía que los Bhoys se habían puesto las pilas y lo tenían prácticamente hecho, el Malmö les bajó de las nubes. Bien es cierto que las sensaciones eran positivas, que el equipo venía jugando bien, pero una vez más, el Celtic se ha vuelto a llevar un baño de realidad.

La temporada ya es un fracaso mayúsculo a menos que en Europa League se consiga algo interesante, lo que parece cuanto menos imposible ya que ha sido emparejado con Ajax y Fenerbahce. Eso sí, los Bhoys ganarán la liga, quizá caiga alguna copa, e incluso puedan ganar el triplete, pero para eso no fue contratado Ronny Deila. Cualquier entrenador medianamente decente sería capaz de arrasar en Escocia con esta ‘superplantilla’.

El técnico noruego llegó para hacer crecer al club a nivel europeo, pero lejos de ello, lo está sepultando conforme pasan los cursos. Con el Rangers fuera de juego, Ronny Deila debería ser exigido mucho más. Además, este año, la culpa no se puede achacar a las salidas, ya que la directiva del club ha fichado todo lo que ha pedido (Boyata, Christie, Šimunović, Çiftçi, Scott Allan…).

El joven preparador tiene contrato hasta final de esta temporada, veremos si la junta directiva decide aguantar con él. Todo indica que Deila seguirá sentándose en el banquillo de Celtic Park por lo menos esta campaña, una temporada que empieza muy mal tras este fracaso. Veremos qué será lo siguiente… ¿volverá a ser este equipo aquel Celtic que luchaba entre los 32 mejores de Europa o llegará otro club a Escocia que le plante cara antes de que esto ocurra?

(08/09/2015)

The following two tabs change content below.

Mario Lallana Mafé

Soriano y Bhoy. Fútbol escocés. Árbitro de Fútbol. Scott Brown.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *