Rangers Football Club

El Rangers vuelve por la puerta grande

Comparte la esencia BRIT

Después de 4 años de penurias vagando por las catacumbas del fútbol escocés, el Rangers ha vuelto a la Primera División escocesa. Y no lo ha hecho de cualquier forma. Los Gers han logrado un ascenso muy meritorio enfrentándose a rivales de alto calibre y convenciendo con actuaciones admirables. La reciente victoria en semifinales de la Copa de Escocia contra el Celtic les reafirma como un equipo cuyas aspiraciones serán muy altas la próxima campaña.

La temporada no ha acabado, pero hasta ahora está siendo redonda. Con la liga en el bolsillo y tras ganar el Old Firm ante su vecino verdiblanco, los azulones encaran la próxima temporada con la moral por las nubes. No es para menos. Han tenido que pasar 4 años y 22 días para que el Rangers volviera a vencer a su rival más acérrimo; algunos creían que llevaría mucho más tiempo, pero las fuerzas en Glasgow se han vuelto a equilibrar.

Celtic y Rangers llegaban tremendamente igualados a este choque, como ya anunciamos con anterioridad. El partido nos dio la razón: pudimos ver un encuentro completamente roto donde ambos dominaron a tramos y dispusieron de ocasiones suficientes como para llevarse el partido. Los Gers se adueñaron del monopolio del balón y consiguieron ponerse por delante de los Bhoys en dos oportunidades, al comienzo del encuentro y en la prórroga.

Sin embargo, el Celtic supo contestar en ambas ocasiones hasta forzar los penaltis, la antesala del drama. Finalmente, más de 50.000 aficionados vieron a Tom Rogić lanzar a las nubes el tiro decisivo. De este modo, el combinado dirigido por Mark Warburton se colaba en la final de la Copa de Escocia, donde ya le espera el Hibernian (sí, la final de la Copa la jugarán dos equipos de Segunda División, algo curioso).

El Rangers sale muy reforzado de este tramo final de temporada: ha demostrado ser un equipo serio con una personalidad definida, sabe perfectamente a lo que juega y ha logrado sacar los colores ni más ni menos que al que hasta ahora era el equipo dictador en Escocia, el Celtic, cuyo entrenador se encuentra actualmente contra las cuerdas.

Dejando el Old Firm de lado, hemos de reconocer que los Gers han realizado una gran campaña en la liga, y eso que no lo tenían fácil con equipos como Hibernian o Falkirk. Han sido los más regulares de toda la competición, goleando sin piedad por los campos de la Championship. Hasta Navidad llegaron bastante igualados con el Hibernian, pero una vez entrado el nuevo año, los Hibs se desinflaron y los Gers pusieron mucha tierra de por medio. De hecho, el cuadro protestante de Glasgow solamente ha perdido un partido en los últimos 4 meses entre todas las competiciones.

El pasado 5 de abril, con la victoria en Ibrox ante el Dumbarton, el Rangers se coronó campeón de la Segunda División escocesa de forma matemática. Ha costado mucho, pero al final el gigante escocés ya es equipo de Primera. Fracasó en su intento el año pasado con McCall en el banquillo, pero a la segunda ha llegado el ansiado retorno a la Premiership.

Cuántas cosas han cambiado en Ibrox en este último año… La marcha de los hermanos Easdale significó un punto de inflexión en la presidencia del club. Con Dave King volvió la estabilidad financiera y una reestructuración completa del organigrama de la entidad azulona. Más de 20 futbolistas abandonaron el club, así como el técnico, Stuart McCall, para reforzarse con otros jugadores que serían dirigidos por un Mark Warburton que venía de hacer historia con el Brentford en la League One inglesa.

Si los protestantes continúan esta progresión, van a dar mucho de qué hablar la próxima temporada. Warburton ya ha dicho que irán a por la liga y la verdad es que tiene mimbres suficientes para aspirar a ello. Bien es cierto que actualmente el Celtic está en horas bajas y que el nivel en la élite del fútbol escocés no es comparable con los equipos a los que el Rangers se ha enfrentado este curso. No obstante, hay un proyecto sólido para recuperar la esencia de aquel Glasgow Rangers que le disputaba la supremacía a su vecino de la otra acera de la ciudad.

Para acabar, no podemos pasar por alto la victoria del Rangers en la final de la Scottish Challenge Cup, torneo donde participan todos los equipos escoceses, a excepción de los de Primera División. El combinado de Glasgow no tuvo problemas para superar al Peterhead de Tercera División (4-0) en una final plácida. Así el Rangers logró coronarse campeón de un entorchado que hasta ahora no lucía en las vitrinas de Ibrox.

Como podemos ver, el Rangers está de vuelta para no irse. Tras estos últimos difíciles años, los Gers ya son de Primera habiendo cuajado una sensacional temporada que aún puede acabar mejor si se hacen con la Copa de Escocia, la cual da acceso a Europa League; sería la guinda del pastel. Esperamos con ansia la próxima temporada de Premiership, va a estar de lo más igualada en la cabeza de la tabla con Rangers, Celtic y Aberdeen peleando por la liga. ¿Serán capaces los Gers de llegar y besar el santo, destronando a sus vecinos católicos?

(18/04/2016)

The following two tabs change content below.

Mario Lallana Mafé

Soriano y Bhoy. Fútbol escocés. Árbitro de Fútbol. Scott Brown.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *