Afonso Alves - Gareth Southgate - Middlesbrough Football Club

El club de los olvidados (IX): Afonso Alves

Comparte la esencia BRIT

Una carrera marcada por un Heerenveen-Heracles en el que hizo siete goles. Afonso Alves se enfundó la camiseta de un Middlesbrough que depositó en él una confianza infinita.

Cuentan las malas lenguas que Afonso Alves tenía problemas en el vestuario de la Eredivisie. Se sentía frustrado porque, siendo delantero internacional con la selección brasileña, jugaba en un equipo de mitad de tabla de una liga que no es de las más fuertes. Los comentarios y las risas de sus compatriotas afectaron a un punta que estaba descosiendo las redes de toda Holanda.

Y es que Alves, que llegó al Heerenveen tras unos años sólidos en el Malmö, logró hacer casi los mismos goles que partidos jugados en su año debut en Holanda. Marcó 37 tantos, en 40 duelos. Eso le valió su sitio en la Copa América que ganó Brasil en 2007, siendo un habitual suplente en las alineaciones de Dunga.

Fue el tercer brasileño en hacerse con el Máximo Goleador de la Eredivisie, tras Ronaldo y Romario, y se paseaba por los campos viendo el miedo de los defensas en sus ojos. Pero su nula progresión en cuanto a equipos más grandes le frustró de tal manera que en enero de 2008 se marchó en cuanto le llegó una oferta. El Boro, asentado en Premier y que dos temporadas antes había jugado la final de la UEFA, buscaba tener un bombardero pues Viduka y Hasselbaink ya no estaban y Yakubu, en un inicio de carrera prometedor, se había lesionado de gravedad.

Así, el equipo inglés tiró la casa por la ventana. Puso unos 17 millones de euros encima de la mesa y firmó al jugador más caro de su historia. Ese que venía de marcar siete goles en un duelo ante el Heracles, que finalizó 9-0.

Pero la Premier siempre le quedó grande. Quizás las altas expectativas le jugaron una mala pasada y es que con esa carta de presentación, mucho se le exigió en los primeros partidos. Además, llegó lesionado y se perdió las primeras semanas de competición. Acabó haciendo seis goles en solo 11 duelos, pero su ‘rush’ final dejó con buen sabor de boca a la hinchada del Boro.

La situación le sobrepasó. Y eso que Alves arrancó en buena forma la temporada 2008/2009, pero no fue suficiente para un equipo que entró en una mala dinámica y que acabó descendiendo. Luego tardó siete años en recuperar la categoría. El brasileño fue de más a mucho menos. El dinero que había costado no ayudó porque siempre se esperó más de él y nunca pudo superar el listón que se le había puesto.

Alves se marchó por la puerta de atrás tras el descenso a Championship, tras recibir una buena oferta económica del fútbol de Qatar. Allí estuvo jugando los últimos años de su carrera. Se retiró en 2015, con 34 años, y nos dejó con la sensación de ver mucho más a un futbolista que pudo ser y no fue.

(18/09/2019)

The following two tabs change content below.
Diego G. Argota‏

Diego G. Argota‏

Periodista. Newcastle, en Premier (o en Championship). Alan Shearer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *