Harry Kane - England National Football Team - Tunisia National Football Team - 2018 FIFA World Cup

Debut con victoria, pero con mucho para ajustar

Comparte la esencia BRIT

El elenco de los Three Lions debutó en el Mundial de Rusia. Victoria, complicada, (2-1) ante Túnez. Fue un encuentro difícil para Inglaterra debido, principalmente, al mal funcionamiento propio.

Southgate tuvo su debut de fuego en la Copa del Mundo Rusia 2018. ¿Por qué de fuego? Bueno, nunca será lo mismo dirigir un amistoso o un juego eliminatorio, que un duelo mundialista. La magnitud, la tensión, las ansias, de un encuentro de semejante dimensión, reta inequívocamente a cualquier entrenador; tenga los años que tenga.

Inglaterra se enredó sola en el transcurso de un juego que pudo empezar ganando por más de un gol. Las llegadas al arco de Hassen en los primeros minutos fueron tantas, que se veía no menos que una avalancha de goles por venir. Esa actitud no es ajena al ADN inglés que, por años, ha manejado esa esencia, la de intentar embestir al rival con todas las fuerzas y liquidarlo sin reservas.

Claro, esa mística que le había abandonado desde el 2002, parece haberla recuperado ahora. Esa ansia por anotar y llevarse por delante a su contrincante en base a buenos desmarques, posesiones cortas y velocidad pura. Características que los ingleses habían perdido en los mundiales de 2006, 2010 y 2014. Southgate, con lo mostrado por su equipo en el debut ante Túnez, logró recuperar esa cosa indefinible que caracterizó a los Three Lions justo cuando se convertía en un futbolista veterano.

Ahora bien, al juego. Inglaterra se presentó en defensa con una tripleta inédita. Siempre había jugado con línea de cuatro en los mundiales, pero el cambio drástico, finalmente, fue implementado por Southgate. Walker, Stones y Maguire. Una línea con mucho físico y buen ‘timing’. Con este cambio en defensa Henderson ya no se veía tan obligado a ser escudero del equipo, y no tuvo la responsabilidad de transformarse en un tercer central.

Más allá del error de Walker en el penal, algo de pura desconcentración, la defensa resolvió bastante bien, y fueron muy pocos los momentos en donde se vio apretada. Los tres cubrieron bien el área, y no dejaron espacios a dudas de magnitud. Raro fue no ver defensas del Liverpool, Manchester United o Arsenal, como en tiempos pasados. Pero esto en nada influyó, al menos contra Túnez, que tuvo a un tocado Khazri, su mejor arma, mermada por lesión y falta de cancha.

Dele Alli no fue ese ansiado y determinante enlace, quizás por compartir posición con Lingard, quien es alguien mucho más veloz y más incisivo que Alli, más lento de pierna, pero más decisivo en el área y al borde de la misma. Young y Trippier tuvieron un trabajo excelente en las bandas. Cabe destacar que Ashley no tuvo el acierto ofensivo que Inglaterra necesitaba por su costado, a diferencia de Kieran. En lo defensivo, ambos cumplieron bastante, ahogando la salida tunecina por los costados, ahí donde siempre buscaron sumar elementos en ataque.

Henderson tampoco tuvo un partido brillante en ofensiva. Le faltó intentar rematar desde fuera del área, tener ese recurso que complicara más a la defensa tunecina. Eso sí, en lo defensivo, cumplió con simpleza y sobriedad. Lingard y Sterling estuvieron bastante bien, quizás les hizo falta tener más acierto en la toma de decisiones, pero en cuanto a despliegue y rapidez, dieron un aporte importante y dinámico a Inglaterra. Su capacidad para ir y venir también hizo que el juego se les indigestara más a los tunecinos, no se dedicaron solo a atacar.

Por último, Harry Kane hizo lo que hacía Shearer en los viejos tiempos: saber estar en el área para empujarla. Al momento, Harry ha logrado eso de lo que carecían los Three Lions, la capacidad de anotar cuando se le necesita. Tal vez no sea espectacular como el exfutbolista de Newcastle, Blackburn y Southampton, pero Kane ha sabido estar en los momentos correctos, transformando los ¡Uhhhhhhh! en ¡Yeahhhhhhhh! para la grada.

Goles son amores, y la participación activa y ubicada de Kane será, sin duda, el pilar en el que Inglaterra debe trabajar. En bloque son duros, salvo por esas desconcentraciones, que contra otro rival, pudieron pagarlas muy caro. Detallitos que ajustar para Southgate, el 2-1 sobre Túnez, en Volgogrado, es engañoso y pudo haber sido al menos un 5-1. La concentración, será la principal cosa a pulir para el equipo inglés, si no quiere sufrir de nuevo.

El análisis de Fran Navarro:

Una que le llega, una que mete. Podría ser esa la definición de Harry Kane, el mejor ‘9’ inglés desde los tiempos de Shearer, pero no. Hay más. Se asocia, baja, busca la pelota, se mueve entre líneas y lo más importante: capacidad innata para perforar redes al más puro estilo de Pippo Inzaghi.

Partido para hacer auto crítica. Hoy te salvó Kane, pero si no se encuentran soluciones más adelante puedes pasarlo mal.

Funcionó el dibujo 3-4-1-2. Los carrileros se proyectaron bien al ataque y Trippier demostró por qué es indiscutible para Pochettino en el Tottenham.

La nota negativa vino al romper el muro tunecino. Pocas ideas y tuvo que entrar Rashford a dotar de aire fresco al equipo. Quizá deba ser titular, pero mientras funcione de revulsivo… Bienvenido sea.

Poco de Dele Alli, demasiado atrás en la zona de máquinas y eso le perjudicó. Para el siguiente compromiso lo tengo claro: Vardy por Lingard o Rashford de inicio.

He dicho.

(18/06/2018)

The following two tabs change content below.

Robbie Ruud

Salvadoreño. Viajero imaginario. Siempre en mis pensamientos los Fergie Boys y los Vialli Boys. Gianfranco Zola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *