Vinnie Jones

Bad ‘BRIT’ Boys (II): Vinnie Jones

Comparte la esencia BRIT

En muchas entrevistas a futbolistas, el periodista le pregunta al jugador sobre el rival al cual no quisiera enfrentar. El deportista suele mencionar a uno de estos jugadores ‘mágicos’ que con un rápido e hipnótico movimiento de pies te dejan sentados en el suelo y encienden la grada. Yo no daría la misma respuesta. Si alguien me lo preguntara, mi respuesta sería Vinnie Jones.

Vinnie Jones nació el 5 de enero de 1965, en Watford. Sus primeros pasos en el fútbol los dio como adolescente siendo el capitán del equipo de su escuela, la Hertfordshire School.

Su debut como profesional le llegó a los 19 años, cuando abandonó la vida académica para trabajar como obrero y fichó por el Wealdstone, equipo del quinto escalón del fútbol inglés. Allí, disputó 39 encuentros antes de mudarse a un destino mucho más exótico. El IFK Holmsund, que en 1986 vagaba por la cuarta división sueca, le abrió las puertas.

El de Watford estuvo a prueba en el club escandinavo durante una temporada. Fue suficiente para ayudar al equipo a ascender de categoría y para llamar la atención del Wimbledon, que depositó 10.000 libras en la cuenta del Wealdstone, para quedarse con el mediocentro.

En el Wimbledon, Vinnie comenzó a forjarse una reputación que lo hizo legendario en los campos de Inglaterra. Su nombre se convirtió en un sinónimo de violencia, brutalidad y salvajismo sobre el césped. “No puedo correr, no sé pasar, no puedo frenar a nadie y no sé disparar… pero todavía estoy aquí”, dijo el propio jugador sobre su juego.

Su estilo de juego, basado en amenazas, duras entradas y fuertes marcajes, pronto se ganó la crítica de árbitros, rivales, entrenadores e incluso de la FA. En su primer año vistiendo la camiseta de los Dons, cometió una infracción que terminó con la carrera de Gary Stevens. El propio Vinnie hablaba así de su estilo: “Si vas a por mí, mejor que acabes conmigo o seré yo el que vuelva a por ti. En cinco minutos o la próxima temporada”.

Jones, poco a poco, fue convirtiéndose en un símbolo de aquel Wimbledon de finales de la década de 1980. Un equipo compuesto por jugadores como Dennis Wise, John Fashanu, Laurie Cunningham, Dave Beasant o Lawrie Sanchez y que pasaría a la historia del fútbol inglés con el sobrenombre de “The Crazy Gang”.

El equipo recibió dicho nombre por la dureza empleada, su juego muy poco virtuoso y la excentricidad de muchos de sus miembros. Se ha llegado a decir que “en este club los únicos hooligans son los jugadores”. El máximo dirigente del club era Sam Hamman, uno de los presidentes más peculiares del fútbol británico. Por ejemplo, ponía a sus jugadores cláusulas tan raras como tener que acudir a la ópera si perdían por 4 o más goles.

Otro de los miembros más temibles de este equipo era John Fashanu. Un jugador que cuenta en su haber con fracturas de cráneos a rivales o bromas como quemar coches. El mítico delantero Gary Lineker llegó a declarar que la mejor forma de ver jugar al Wimbledon era por ‘teletexto’ y Tommy Docherty, entrenador escocés, les definía así: “El Wimbledon tiene tanto encanto como una botella rota de cerveza”.

En 1988 el Wimbledon dio la sorpresa y levantó la FA Cup. En la final derrotó al Liverpool que tenía en sus filas a jugadores como John Aldridge o John Barnes.

La celebración se llevó a cabo en un pub en el que todos se emborracharon y, según cuenta la leyenda, el bueno de Vinnie se fue sin pagar. Pero ese no iba a ser el gran momento del año para Jones.

Su punto más alto tuvo lugar cuando decidió marcar al talentoso Paul Gascoigne. Cometió 14 faltas, lo escupió en la cara y le agarró fuertemente los testículos. Después del partido, Gascoigne declaró: “Nunca he protestado por ninguna entrada, pero aquello eran agresiones. Sentía su aliento siempre detrás de mí. Durante una jugada se me acercó y me dijo: ‘Me llamo Vinnie Jones, soy gitano, gano mucho dinero. Te voy a arrancar la oreja con los dientes y luego la voy a escupir en la hierba. ¡Estás solo, gordo, sólo conmigo!”‘.

Otra leyenda del fútbol que sufrió las amenazas de Vinnie fue Ruud Gullit, al que Jones iba a describir así: “Es una cucaracha ladrona. Pero si todo falla con Gullit, siempre puedes esperar al primer córner y atar sus trenzas al poste de la portería”.

Después de aquella temporada, el Leeds contrató al centrocampista por 60.000 libras. Empezó con mal pie al lesionar a un compañero de un puñetazo en su primer entrenamiento, pero acabó de la mejor manera posible al conseguir el ascenso.

El Sheffield United fue la casa de Vinnie, por poco tiempo. Un año después fue traspasado al Chelsea. En el club londinense jugó poco, pero consiguió un récord que solo él podía conseguir: la amonestación más rápida de la historia… ¡se habían disputado 3 segundos del encuentro!

En 1992, volvió a casa. Regresó al Wimbledon. En su segunda etapa, fue clave en un equipo que consiguió igualar la mejor posición histórica de los Dons y llegar a la semifinal de las dos copas domésticas.

Ese año comercializó un vídeo recopilatorio de sus mejores entradas y acciones violentas acompañadas de detalladas explicaciones de como amedrentar al rival. El vídeo fue un éxito de ventas y causó el rechazo de la FA y de su propio club. “Cuando derribo a un rival le ayudo a levantarse. Le pongo las manos en las axilas y le estiro con fuerza de los pelos ¿Yo un provocador? No, soy sólo Vinnie Jones. Juego al fútbol y me gustaría marcar diez goles esta temporada, pero no creo que la Federación me deje jugarla entera. La Federación me ha dado una palmadita en la espalda porque he acabado con la violencia en las gradas. Yo la he llevado al campo”.

Sus últimos dos años como futbolista los pasó en el QPR y con ellos llegaría otra gran sorpresa en su carrera. Vinnie Jones sería internacional. No lo haría con Inglaterra. Jugaría 9 partidos con Gales. Algo que sorprendió mucho a Jimmy Greaves: “Que me apedreen. Tenemos la cocaína, la corrupción, incluso el Arsenal marcó dos goles en casa el otro día. Pero justo cuando piensas que no te queda nada por ver en el fútbol resulta que te cuentan que Vinnie Jones es internacional”.

Su carrera como futbolista remató con 12 expulsiones y muchos momentos violentos. Una violencia que también sacaría fuera de los terrenos de juego. En 1998 fue condenado por agredir a uno de sus vecinos y en 2003 tuvo que pagar 1.100 libras y a cumplir 80 horas de servicios sociales después de abofetear a un pasajero y amenazar con asesinar a la tripulación de un vuelo en el que Vinnie Jones viajaba borracho. En 2008 fue detenido por una pelea en un bar en Dakota del Sur. Dos años después fue denunciado por daños tras perder una pelea con el actor inglés Tamer Hassan.

Después del fútbol llegó la carrera como actor. Su debut en la gran pantalla vino de la mano del extravagante director Guy Ritchie, en la película ‘Lock and Stock’. Allí, su interpretación del matón a sueldo ‘Big Chris’ (como no podía ser de otra manera) le sirvió para ganar el premio Empire a actor revelación británico.

En el año 2000, volvió a trabajar para Guy Ritchie en la película ‘Snatch: Cerdos y Diamantes’ (100% recomendable), en la que participaron actores de la talla de Brad Pitt, Benicio del Toro o Jason Statham. En esta película volvería a interpretar a un matón (Tony ‘dientes de bala’), en una actuación que maravilló a la crítica y por la que ganó el Empire a mejor actor británico. Esta película catapultó la carrera de Vinnie en el cine. Desde entonces lo hemos visto trabajar en más de 70 títulos (algunos de enorme relevancia) con algunos de los mejores actores del mundo. Eso sí, interpretando siempre a personajes especialmente violentos.

Además del cine, el de Watford incursionó en el mundo de la música. En 1993, se inició con el single ‘Wooly Bully’ y en 2002 sacaría ‘Respect’, un álbum de 14 canciones interpretadas por él. En 1998, publicó su propia autobiografía, que más tarde reeditaría para incluir su debut en el cine. En la televisión, Vinnie Jones fue visible en series y en Gran Hermano (2010).

Entre patadas, codazos y agresiones Vinnie Jones ha conseguido crear una marca y convertirse en un personaje único. Siempre polémico y muy polifacético. Nunca paramos de divertirnos, ya sea con sus películas o sus ‘highlights’ como futbolista.

¡Larga vida a Vinnie Jones!

(21/09/2019)

The following two tabs change content below.
Alex Cortón

Alex Cortón

Apasionado del fútbol de las islas y todo lo que lo rodea. Steven Gerrard.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *